Translate

viernes, 22 de mayo de 2015

REPENSAR PARA RECICLAR

Imagen de Ecoembes referido a un mundo en torno al reciclaje
Una de las frases promocionales más conocidas del habla hispana es: “Ponga la basura en su lugar”, su origen se remonta a México durante los Juegos Olímpicos (1968), periodo en el cual se desarrolla una de las campañas de educación ambiental más famosas en América Latina, adoptada y aplicada hasta la fecha en varios países del hemisferio incluyendo el nuestro.

La pregunta es ¿cuánto hemos avanzado en esa tarea?, según el último informe del Viceministerio de Agua Potable y Saneamiento Básico (VAPSB), los bolivianos y bolivianas generamos casi cinco millones de kilos de la llamada “basura”, en resumen, cada ciudadano sin importar su edad, bota diariamente una bolsa de medio kilo.

¿Lo que botamos es basura?, basados en el principio que –nada se pierde todo se transforma, no debería considerarse basura, sin embargo bajo el enfoque, del “escaso valor económico”, es que el término y la práctica de eliminación cobró sentido por varios años.

Sin embargo ya hace más de dos décadas que varias organizaciones mundiales promueven un término más adecuado, residuos sólidos, y es en la Cumbre del G8, en junio de 2004, que el Primer Ministro del Japón, Koizumi Junichiro, presentó la Iniciativa tres erres (3R: reducir, reutilizar, reciclar) para construir sociedades orientadas hacia el reciclaje.

La Ley Madre Tierra en Bolivia establece que los bolivianos debemos mejorar los hábitos de consumo (reducir, reutilizar) y establecer una gestión cíclica de los residuos, es decir aplicar tecnologías de reciclaje, compost, generación de energía, bajo un enfoque de transformación de los residuos y los no aprovechables deberán ser almacenados hasta que haya  tecnología suficiente para tratarlos.

En Bolivia de acuerdo al informe del VAPSB, un poco más de la mitad de nuestra bolsa de residuos (55.2%) es de carácter orgánico (cáscaras de fruta), un (22,1%) tiene condiciones de ser reciclado (papel, plástico, vidrio) y un 22,7% de estos es clasificado de no aprovechable.

Hemos pasado del “Ponga la Basura en su Lugar” a la “Gestión de residuos”, sin embargo en Bolivia ni el 8% de los municipios cuenta con los llamados rellenos sanitarios, en hábitos de consumo, como ejemplo el país renuevan 5.000 celulares diariamente (Fundare 2011), las escuelas no abordan la temática como parte de su currículo entre otros problemas de políticas sociales, económicas y ambientales a todo nivel de gobierno.


Si durante más de 47 años hemos tenido problemas con poner la basura en su lugar, el desafío de las 3R implica una gestión integral que nos llama como ciudadanos a pensar si realmente necesitamos consumir o renovar tanto o si el mejor lugar de los residuos es lejos de nuestra  vista, sin considerar que lo que se bota se consume de algún modo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada